Laura Casado, afiliada Cs Cerdanyola

Viernes. Cuatro y ocho de la tarde. Cuando las agujas puntean estos números y el calendario marca 19 de junio recordamos el fatídico suceso que tuvo lugar en el Hipercor de Barcelona hace 30 años.

Como cualquier viernes, centenares de personas se disponían a hacer sus compras rutinarias en el supermercado. Pero este día no se borraría de la memoria de las personas que se encontraban allí, en el sitio equivocado y en el momento equivocado. A las cuatro y ocho de aquella tarde un coche bomba, colocado por la banda terrorista ETA estallo en el párquing del supermercado, causando 21 muertos y 45 heridos.

Un número considerable de personas vieron su vida truncada por el fanatismo y la violencia, por el sin sentido y la falta de humanidad. Padres, madres, hijos, abuelos y un largo etcétera de personas que allí se encontraban perdieron la vida o perdieron algún ser querido. Se cumplen 30 años de este suceso pero aún lo recordamos con tristeza e indignación y el recuerdo de las victimas sigue presente. Debemos seguir trabajando para que los ideales no supongan una vulneración de los derechos y menos que se conviertan en hechos como los sucedidos en el Hipercor del Barcelona.

El debate sobre los atentados terroristas sigue presente, y por desgracia a cobrado más protagonismo en los últimos meses, cuando vemos por televisión que se producen atentados contra civiles causando un gran número de muertos y heridos. Y es que en este tema no existen colores políticos y todos los partidos debemos trabajar juntos para terminar con hechos como el que nos ocupa y mostrar una total y firme repulsa contra estos actos y los que los perpetran. No podemos permitir una víctima más a manos de aquellos que quieren imponer sus ideales causando miedo y terror.

Es por ello, que desde la agrupación de Ciutadans de Cerdanyola queremos recordar a las víctimas del atentado de Hipercor y transmitir nuestro apoyo y fuerza a familiares y amigos de las mismas. Unos minutos no pueden volver a destrozar vidas y familias, no queremos volver a señalar un día en el calendario por hechos de violencia y terror. La democracia no destruye sino que construye.